Hamburgo

Mi ciudad natal. Con 1.8 millones de habitantes es la segunda ciudad más grande de Alemania. El río Elba es un factor de impulso muy importante. El puerto es un centro de comercio a nivel mundial.
Hamburgo se muestra abierta al mundo, sofisticada y cosmopolita. La imágen de la cuidad va cambiando hacia la modernidad: Nuevos centros comerciales, trabajo y vivienda en la nueva Ciudad del Puerto (HafenCity), edificios de oficinas con grandes ventanales y hoteles de lujo. Hamburgo es una ciudad muy bonita con 2302 puentes, es decir, con más puentes que Venecia y Amsterdam juntas. Un enorme lago, el Alster, asemeja a un oasis justo en el centro.

Mallorca
Barcelona

En un tour en bicicleta por varias semanas en Mallorca se fue desarrollando la idea de construir una cámara Pinhole. El paisaje Mallorquín y la luz me impresionaron. Un año después, en 1999 regresé y estaba fotografiando praderas montañosas onduladas, olivos, bahías escondidas y acantilados escarpados. El formato panorámico era sencillamente ideal.
Casí como yapa me trasladé con el farry a Barcelona. En esta cuidad mágica y llena de inspiración, el último motivo fué una fuente luminosa en la noche - una de mis fotos favoritas..

Cuba

En el año 2000, viajé por primera vez a Cuba. La isla más grande del caribe, con 11.3 millones de habitantes. 2.3 viven el la capital Habana. Me encontré en un país de maravillas, contradicciones y sorpresas. Apesar de las difíciles condiciones económicas los cubanos superan con mucha imaginación el día a día. La Habana tiene magia y la riqueza se encuentra en el espíritu de sus habitantes. El turismo promueve proyectos ambiciosos y por ello es que el centro de la cuidad "Habana Vieja" ha sido restaurado en gran parte.
Trinidad es una cuidad colonial pequeña a pocas horas de La Habana ofrece sosiego espiritual y buena Trova. En otros viajes por la isla llegue a Santiago de Cuba y a la gira Baracoa. La naturaleza casi salvaje de belleza originaria es lo que hacen de Cuba un lugar fascinante.

Tailandia

Quien no tiene la suerte que he tenido yo, de conocer a alguien que le enseñe la cultura tailandesa y lo más importante, la cocina tailandesa; no tiene en su primera visita la oportunidad de hacer mucho. A cada plato de comida se necesita adherir un condimento extra, un ingrediente especial o una salsa, porque sin él, no se tendrá ninguna comida tailandesa. Esa variedad es el reflejo de la cultura tailandesa en muchos ámbitos. Una ciudad capital con cerca de 8 millones de habitantes es estresante; un número exacto no existe. El tráfico en Bangkok es fatal. Quién aquí pierde los nervios, está perdido. Esto es para cada tailandés simplemente una prueba más de demostrar su serenidad.
Lugares como Ratchaburi, en la frontera de Myanmar, permite respirar tranquilamente cerca de una naturaleza virgen. Los diversos paisajes y ciudades alegran a cualquier fotógrafo viajador. Durante una larga exposición de una escena callejera nocturna con una Tienda de Alimentos Secos, alguien me ofrece amigablemente una bebida y luego un asiento. Eso es también Tailandia, y yo digo: Gracias!